Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Cero transmisiones de VIH en España; ¿para cuándo?

Desde los primeros casos de sida declarados en 1981 han pasado apenas 36 años. Los fármacos son cada vez mejores y menos tóxicos y se ha demostrado que empezar el tratamiento lo antes posible es la medida más acertada para preservar la salud y eliminar el riesgo de transmisión de la infección. El “Tratamiento como Prevención” es uno de los nuevos paradigmas para acabar con el VIH en el mundo.

Sin embargo, todavía la epidemia no está totalmente controlada. De las 141.000 personas infectadas por VIH que hay en España, un 18% desconoce su estado. La importancia del diagnóstico precoz radica en que estas personas son la causa principal de la perpetuación de la epidemia. En España, cada año se diagnostican unas 3.500 personas, algo más de la mitad hombres que tienen sexo con hombres, y en más de la mitad el diagnóstico es tardío. Ante esta realidad, se deben implementar otras medidas eficaces, además de mantener las estrategias que han sido efectivas. Sidney, San Francisco y Londres están constatando importantes disminuciones de nuevas infecciones. ¿Qué han hecho ellos?

En primer lugar, reducir el número de personas infectadas sin diagnosticar. El Plan del Sida del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomienda la realización de la prueba como la estrategia fundamental, especialmente en aquellas personas con más riesgo de infección: hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, grupos de mujeres trans, trabajadores/as sexuales, inyectores/as de drogas y heterosexuales que mantienen relaciones sexuales con más de una pareja. El test puede hacerse en centros sanitarios y en determinados centros comunitarios. Asimismo, todas las personas entre 20 y 59 años que acudan a atención primaria y se hagan un análisis de sangre por otro motivo deberían hacerse una prueba de VIH, al menos una vez en la vida.

Pero además se han prevenido nuevas infecciones en personas que conocen los riesgos pero no van a cambiar inmediatamente sus prácticas de riesgo. ¿Cómo? Con dos medidas; la primera mediante la Profilaxis Post-Exposición, que es la administración de antirretrovirales en las 72 horas siguientes a una exposición de riesgo, ya accesible de manera gratuita en los hospitales públicos españoles.

La segunda es la PrEP, todavía no aprobada en España, a pesar de haber demostrado su eficacia y de que el Comité de Bioética del Ministerio de Sanidad recomendara su regulación, lo que hace que muchas personas adquieran el fármaco genérico por Internet y lo tomen sin la supervisión sanitaria necesaria.

Coste efectiva

Las administraciones públicas han esgrimido también argumentos económicos para su no aprobación. Sin embargo, aunque no hay estudios en España, países de nuestro entorno muestran que es coste-efectiva para grupos de personas con alta probabilidad de infectarse, especialmente si se reduce el coste del fármaco. En este sentido, se hace necesario una negociación para reducir costes y/o la aprobación de medicamentos genéricos, en especial con la propietaria de la patente de Truvada.

Las entidades firmantes de este documento defienden la incorporación de PrEP al resto de medidas preventivas del VIH, nunca su sustitución. Sin embargo, si bien la mayoría de las personas intentan proteger su salud utilizando los medios disponibles, los consejos preventivos no se suelen seguir todo lo bien que se debería. Creemos que condicionar la prevención del VIH en hombres gais únicamente al cambio de conductas, habiendo fármacos que lo previenen, sería discriminatorio, pero también que defender no usar preservativo en las relaciones sexuales es peligroso para la salud individual y colectiva.

La comunidad internacional se ha comprometido a acabar con la epidemia para 2030. ¿Podremos hacerlo? Creemos que sí, pocas enfermedades en la historia han conseguido movilizar tantos recursos y voluntades. Para ello necesitamos que nuestras administraciones y nuestros líderes políticos se guíen por principios de salud pública, mantengan la respuesta frente al VIH y luchen por llevar la ciencia a los ciudadanos. Solo así alcanzaremos el objetivo de cero transmisiones de VIH en España.